ANIMAL UNIVERSAL



Cada día millones de animales son masacrados para alimento o diversión de los seres humanos. Nada en el universo es gratis, la física cuántica y a través de meditaciones con espirales cósmicas y fractales ha abierto los ojos de muchos humanos carnívoros que se han convertido en vegetarianos o veganos. El asunto es de ética pura, los seres sintientes con niveles de conciencia elevada como son los mamíferos superiores, deberían ser el primer paso en la humanidad para empezar a evitar su sacrificio y tortura. El nivel de terminaciones sensitivas y el nivel de conciencia emocional de estos animales son muy elevados y semejantes al humano. Muchos humanos por enfermedades nunca alcanzaran el nivel de conciencia que poseen muchos de los animales que nos rodean y conviven con nosotros.

Si empezamos por analizar los festejos que en España y en otras partes del mundo se celebran utilizando como víctimas propiciatorias a los animales superiores nos podemos dar cuenta, si tenemos algo de sensibilidad, que son actos execrables no dignos de seres humanos pensantes con emociones y creencias que nos quieren acercar a la transcendencia. Peor todavía es realizar sacrificios y otras celebraciones religiosas utilizando el derramamiento de sangre de nuestros compañeros de viaje en este plano virtual.

Si creemos en una religión o en una orden esotérica con un deseo natural de transcender, debemos poseer ya una sensibilidad que nos haya hecho discernir lo que representan los animales en la estructura del universo. No son comida, su aporte a la nutrición humana es innecesario y fácilmente suplido por alimentación vegetal. Pero ese no es el tema principal, lo realmente preocupante es la capacidad de un ser humano de hacer daño, matar o torturar a otro ser que tiene las mismas emociones y capacidad intelectual que un niño entre uno y seis años. Los animales participan del juego cósmico como el sol, la luna o los universos. Pueden ser obras inacabadas del universo pero con un fin que no es su utilización por los humanos.

La sensibilidad de un ser humano se mide por su respeto a los animales. He visto muchos humanos frotarse las manos por comerse un cabrito al horno. ¿Saben esos pobres humanos que en el universo todo es anotado y que cada acto tarde o temprano se experimenta en otro plano con las mismas sensaciones o padecimientos que hemos creado? Pensadlo bien.