LA CUADRICULA DE MATRIX



Si fluctuamos nuestros pensamientos como humanos nos daremos cuenta que las limitaciones respecto a nuestras posibilidades reales son increíbles.  Escuchando la sinrazón de los hechos consumados podemos predecir efectos responsables de nuestro futuro inmediato y lejano. Eso sería ponernos a meditar buscando el rigpa para permitir que la vacuidad limpiara por unos instantes las limitaciones mentales para así conseguir ver de una manera elongada realidades universales que nuestra mente finita nos impide ver. Para ello el esfuerzo meditativo debe suponer al menos apartarnos de campos de comprensión inútiles que nos hacen divagar en cuestiones innecesarias para nuestra conciencia trascendente y eso solo como primer paso. A continuación debemos controlar nuestras líneas energéticas libres de posibles interpretaciones nimias y simples buscando más funciones a dominar que las de sanar. Dominadas esas funciones energéticas podemos empezar a ser conscientes de realidades polimorfas capaces de ayudarnos a vencer situaciones a las que no estamos acostumbrados. Por fin podemos entrar pasados estos pasos a ser seres virtuales dentro de los conceptos actuales y a semejanza de los llamados mundos matrix ser capaces de crear nuestros homúnculos para rastrear espacios/tiempo que ahora no somos conscientes de sentir dadas nuestras coordenadas sincréticas necesarias para movernos en el mundo actual.

Quienes consiguen vivir dualmente en este mundo y en el otro ya existente en nuestra mente puede convertirse en un ser portador de luz sin más esfuerzo que el deseo de transmitirlo, con la ventaja de no necesitar edulcorarlo con religiones u órdenes esotéricas del mundo tridimensional que desvirtúan realidades universales y nos entretienen o nos hacen perder el tiempo en contra de nuestra única misión en este mundo.