LOS MOSTACHOS DE LOS BARBIQUEJOS

MI MAQUETA EN CONSTRUCCIÓN, LA BOUNTY


Cuando te liberas de la conexión con las redes sociales de Internet vuelves a navegar por ese otro mundo del pensamiento pacífico purificado por la inusitada y desconocida potencia de tu cerebro. He experimentado estos días en el mar del pensamiento como surcaba con mi velero el amplio océano de la conciencia liberada de las ataduras de la simpleza del diálogo vacío. 
Veía en lontananza otros buques armados de contradicciones y con la santabárbara repleta de complejos dispuestos a ser lanzados por las troneras cuando su ignorancia se veía rebasada por la luz que les deslumbraba.
Mis marineros prestos al combate recibían mi orden de velas prestas a barlovento y cierre de las troneras pues el enemigo no era presa digna de combate y menos de desgastar una sola bala de nuestra santabárbara. Ahora sí, mis pensamientos sumergidos en la paz que da poder y razón podían seguir proa al viento mientras los buques enemigos impotentes soñaban con disponer de mi poderoso buque de guerra.
Cuantas batallas ganadas al enemigo solo haciendo comprender a tus marineros que el poder de la razón es más poderoso que el miedo y la envidia.