LOS MUDRAS Y LOS SALUDOS MASONICOS

ENTRENAD LOS DOS HEMISFERIOS CEREBRALES CON ESTAS IMÁGENES ESTÁTICAS


En mi búsqueda trascendente a través de las enseñanzas interiores he sentido como en las prácticas meditativas con energías, muy alejado del shiné budista, me encontraba con los saludos masónicos que a lo largo del recorrido en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado utilizamos para interpretar la liturgia masónica.   

En la práctica meditativa primaria, anterior a la budista, el ser humano moviliza las energías de luz utilizando mudras que no solo se corresponden con movimientos o posturas de las manos sino que además utiliza otras partes de su cuerpo. Ahí es cuando la sorpresa del masón de largo recorrido espiritual reconoce que lo que está haciendo en su práctica meditativa personal se corresponde con el trabajo en el templo masónico.

Esto me ha llevado a profundizar en los mudras y ver si todos tienen su correspondencia masónica, lo cual nos podría llevar a confirmar que el acto de una tenida no es una mera representación teatral si no que va mucho más allá, pues sería el control de la luz que buscamos en todas las religiones y que la masonería nos da en un momento determinado. Esa luz podría ser no solo simbólica, sino que además para aquel que ha llegado al grado de maestro le recordará que el ouroboros de su exaltación es realmente la adquisición del poder sobre lo físico y lo psíquico.



LA MEDITACIÓN DINÁMICA



He experimentado nuevas técnicas de meditación que lejos de buscar un estado de quietud y vacío me hacen trabajar con energías que fluyen dentro y alrededor nuestro. En realidad es una búsqueda de la esencia que perdura y que de una manera innata es la luz que tanto se nos recuerda en las religiones y ordenes esotéricas. Al parecer todo es más sencillo y quien no penetra en ese interior energético y de luz por mucho que haga exteriormente poco alcanzará.

Mis primeras experiencias han sido la identificación de la energía con los ojos abiertos en medio de la total obscuridad. Eso funciona y al principio si divagamos no nos damos cuenta, pero si persistimos las primeras veces se detecta una luz en movimiento que debemos desligar de la que podamos producir por irritación del nervio óptico. Nuestra energía en el tiempo presente será la misma que en el momento de la muerte del cuerpo físico nos acompañará en el más allá si la tenemos controlada. Hay otros mundos pero están en este y los que no tienen luz tras la muerte suelen volver a los sitios por donde se movieron. Sin embargo ese no es nuestro fin, debemos atravesar el lago con la barca iluminada.


Ahora mi trabajo consiste en la identificación y control energético primero en el propio organismo y luego con todo aquello que nos rodea. Este principio puede ser el camino que otros ya han alcanzado y al que se les ha llamado iluminados, pero que en realidad son personas que alcanzaron el control de la energía primaria que nos hace ser conscientes mientras estamos encarnados y que un día nos acompañará en el viaje trascendente.