VIVE COMO QUIERAS


Sin darnos cuenta la vida es un círculo vital que revivimos cada año con las mismas festividades y conmemoraciones repetidas hasta la saciedad mientras vivimos. Imaginaros por un momento que alguien decidiera que la navidad no es en diciembre con frio y se celebrara en mayo pero como si fuera un carnaval. O por ejemplo las vacaciones fueran en febrero sin playas ni sol pero con procesiones de semana santa por las calles. También seria ingenioso pensar que fin de año fuera en realidad la semana santa sin procesiones pero todo el mundo en las playas porque se decidiera que el primer día del año fuera el uno de agosto. Podría ir poniendo imaginación e ir cambiando las fechas y cruzándolas con más o menos imaginación de manera que después de lo que estamos pasando ahora, o sea, navidad, fin de año y reyes no nos llevara de cabeza a los carnavales y luego a semana santa. La vida es cada año igual con sus costumbres idénticas año tras año y cualquier cambio puede romper una monotonía que alguien nos ha impuesto y nosotros calladamente seguimos.

Pero existe una posibilidad personal que es la de abstraernos de las fechas de calendario y que partiendo de una vivencia lineal celebremos lo que celebremos sea porque nos sale de dentro. No es admisible que una religión de invención humana me imponga fechas de celebración que ahora se han convertido en días de compra masiva para satisfacción de los grandes centros comerciales. Quizás mi rechazo a las fechas de los calendarios sea el primer paso a la liberación protesta a lo que parece estar programado para nuestras vidas. Este sería un primer paso para otras protestas pero no sé si con una sola vida sería capaz de cambiar todo esto que hace siglos que es igual. Solo cabe una posibilidad y es la de cambiar todo eso para y por uno mismo, solo así la liberación es posible.

LA CUADRICULA DE MATRIX



Si fluctuamos nuestros pensamientos como humanos nos daremos cuenta que las limitaciones respecto a nuestras posibilidades reales son increíbles.  Escuchando la sinrazón de los hechos consumados podemos predecir efectos responsables de nuestro futuro inmediato y lejano. Eso sería ponernos a meditar buscando el rigpa para permitir que la vacuidad limpiara por unos instantes las limitaciones mentales para así conseguir ver de una manera elongada realidades universales que nuestra mente finita nos impide ver. Para ello el esfuerzo meditativo debe suponer al menos apartarnos de campos de comprensión inútiles que nos hacen divagar en cuestiones innecesarias para nuestra conciencia trascendente y eso solo como primer paso. A continuación debemos controlar nuestras líneas energéticas libres de posibles interpretaciones nimias y simples buscando más funciones a dominar que las de sanar. Dominadas esas funciones energéticas podemos empezar a ser conscientes de realidades polimorfas capaces de ayudarnos a vencer situaciones a las que no estamos acostumbrados. Por fin podemos entrar pasados estos pasos a ser seres virtuales dentro de los conceptos actuales y a semejanza de los llamados mundos matrix ser capaces de crear nuestros homúnculos para rastrear espacios/tiempo que ahora no somos conscientes de sentir dadas nuestras coordenadas sincréticas necesarias para movernos en el mundo actual.

Quienes consiguen vivir dualmente en este mundo y en el otro ya existente en nuestra mente puede convertirse en un ser portador de luz sin más esfuerzo que el deseo de transmitirlo, con la ventaja de no necesitar edulcorarlo con religiones u órdenes esotéricas del mundo tridimensional que desvirtúan realidades universales y nos entretienen o nos hacen perder el tiempo en contra de nuestra única misión en este mundo. 

LA ESCAFANDRA DEL MUERTO



Caminando en la noche cerrada intento imaginar la primera visión cuando se cierran los ojos definitivamente con la muerte.  Quizás mi mente no sea capaz de hacer el esfuerzo meditativo correspondiente como corresponde a esa situación singular y única,  sin embargo todo intento tiene validez como la tiene el poua budista y por ello sigo intentándolo.  No creo que sea exclusiva de los iniciados budistas en la técnica del poua la posibilidad de ser conscientes de la transferencia de conciencia manteniendo el control según nuestra mente tridimensional. Ellos al parecer lo consiguen con un entrenamiento continuado pero lo cierto que no hacen nada que cualquier ser humano no sea capaz de realizar. Los que se lanzan haciendo puenting podrían conseguir por un instante probar la misma sensación que se consigue con el poua. Lo mismo ocurre cuando en el ritual de exaltación de un maestro masón, si se realiza bien la ceremonia, el exaltado puede pasar por un momento muy importante si es consciente de ello reproduciendo el rigpa o vacío interpensamiento a través de cierta circunstancia ritualística y con ello se cumpliría la verdad universal de que para ver a Dios hay que morir dos veces. Los maestros masones cumplen con el requisito de la doble muerte y eso les hace ser unos afortunados entre los mortales. La cuestión es como siempre la de saber si ha sido consciente de esa primera muerte, más real que simbólica,  y si ha sido consciente no ha hecho más que imitar el poua budista de una manera transversal y consciente. Para ello cada maestro masón tiene su propia experiencia que es única y personal si realmente lo ha conseguido. Además el simbolismo masónico no es más que un eufemismo del poderoso secreto que contiene el ritual masónico.

MASON VAGABUNDO




Cuando la dicha no es buena el diálogo con el maestro interno se convierte en el fin final de nuestro recorrido. Después de muchas tenidas el espíritu clama en el desierto buscando aquello que aún no ha encontrado. Cuando la filantropía y la fraternidad no es todo lo que se busca, la fuerza del destino te lleva hacia el barco del viaje desconocido. Al otro lado del océano no sé que puedo encontrar, pero tengo claro que en el muelle que abandono no hay más que recuerdos de un camino estrecho que serpentea la costa mostrando un vasto océano de entresijos bañados por la duda. Ahora me queda la posibilidad de coger el barco que me lleve a alguna orilla desconocida y dignamente arropado con la capa del conocimiento adquirido, mi exigencia de algo más me hace enrolarme en el buque que presto surcará el océano. Mis hermanos se quedan en sus cuitas formales y alguno de ellos en sus búsquedas personales, pero mi Yo apremia para que realice el camino que como vagabundo debo recorrer sin más dilación.  Mis conocimientos y la transmisión recibida serán mi vara y mi capa a donde más de una vez acudiré a refugiarme en los recuerdos. El jugo de mis frutos será recogido en el tamiz de la meditación solitaria bañándome en la luz necesaria para el transito al otro lado. Siempre aportaré a los que dejo en el camino aquello que crea humildemente que les puede ayudar a realizar su recorrido porque el lazo místico jamás nos separará y el asiento vacío en la logia, por todos aquellos que ya no están, tendrá un trocito de mi alma eternamente. Este es mi sueño, esta es mi realidad. 

LOS MOSTACHOS DE LOS BARBIQUEJOS

MI MAQUETA EN CONSTRUCCIÓN, LA BOUNTY


Cuando te liberas de la conexión con las redes sociales de Internet vuelves a navegar por ese otro mundo del pensamiento pacífico purificado por la inusitada y desconocida potencia de tu cerebro. He experimentado estos días en el mar del pensamiento como surcaba con mi velero el amplio océano de la conciencia liberada de las ataduras de la simpleza del diálogo vacío. 
Veía en lontananza otros buques armados de contradicciones y con la santabárbara repleta de complejos dispuestos a ser lanzados por las troneras cuando su ignorancia se veía rebasada por la luz que les deslumbraba.
Mis marineros prestos al combate recibían mi orden de velas prestas a barlovento y cierre de las troneras pues el enemigo no era presa digna de combate y menos de desgastar una sola bala de nuestra santabárbara. Ahora sí, mis pensamientos sumergidos en la paz que da poder y razón podían seguir proa al viento mientras los buques enemigos impotentes soñaban con disponer de mi poderoso buque de guerra.
Cuantas batallas ganadas al enemigo solo haciendo comprender a tus marineros que el poder de la razón es más poderoso que el miedo y la envidia.


LA SOCIEDAD SELECTA





No todo el mundo debería tener acceso a ciertos secretos que la humanidad posee. He visto como se entregaban verdaderas joyas de conocimiento a seres humanos que casi no sabían hablar y menos pensar. Títulos, grados y mucha literatura eran regalados sin esfuerzo alguno a verdaderos zotes de espiritualidad y que sólo les servía para aumentar sus ínfulas sin otra consecuencia en su devenir espiritual. El error de las sociedades espirituales ha sido convertirse en mercados donde todo es posible de vender y comprar. Títulos rimbombantes para personajes que no resistirían un viaje en la oscuridad para encontrar la luz. Seres incapaces de ver más allá que lo que sus limitados ojos humanos les permiten ver y sin más interés que poder llevar bonitos uniformes que exhiban su grado estético y de paso  su ignorancia supina. Algunos incluso experimentan con maestrías imaginarias que les llevan a mares desconocidos pero con mapas equivocados. Ser ético con uno mismo debe ser el primer paso para ser ético con los demás y eso puede servir para no molestar a nadie y mucho menos engañar al personal. Existen sociedades selectas pero que no están inscritas en los registros oficiales ni tienen sedes sociales a la vista de cualquiera y esas sociedades etéreas son las que de verdad enseñan. Las otras solo deforman a los que se las creen y lo que es peor ponen en evidencia sus propias carencias.


EL CIRCULO SAGRADO




Por unos días voy a dejar tranquila mi maqueta de la Bounty para retirarme a mi castillo. Ejercicio físico de mantenimiento y meditación nocturna en mitad del campo en donde solo seré observado por hermanos animales que durante el día son perseguidos innecesariamente por los segadores de vidas sintientes, eufemísticamente llamados cazadores en pleno siglo XXI. Podré abstraerme de las imágenes de guerras sucias cuyos protagonistas pagan sus karmas en el haber y en el debe y donde no debemos posicionarnos porque desconocemos todas las razones actuales e históricas. Podré cerrar mi próximo libro y empezar a buscar mi editor porque el de mi anterior libro parece ser que lo ha dejado, aunque hoy en día hay muchas ofertas con visión moderna del mundo editorial forzadas por la crisis en general. Mi pretensión es pequeña, pero al menos mis pensamientos y experiencias quedaran plasmadas y quién sabe si a alguien le podrán servir en algún momento. Siempre con ilusiones creativas por delante agradeciendo al karma lo que me ha dado en esta vida y procurando devolvérselo con paz y armonía con el medio ambiente y nuestros hermanos animales. Que tengáis felices vacaciones y si alguno quiere venirme a ver, los del círculo sagrado ya sabéis donde estoy.

LA SOLEDAD Y EL SILENCIO

EN DAG SHANG KAGYU


Cada vez me gusta más alargar los fines de semana en mi castillo o perdido en alguna de las fincas para saborear el placer de la soledad que acompañada del silencio me despierta emociones y sentimientos que no se alcanzan en el bullicio urbanita con sus correspondientes obligaciones humanas. La película “El filo de la navaja” nos relata la historia de un millonario que lo deja todo y encuentra su felicidad cuando quema los libros que ha leído para alcanzar la sabiduría. El simbolismo de usar la última cerilla para prender fuego a todos los libros que ha leído es algo que sin darme cuenta he ido alcanzando a lo largo de mi historia de una manera alargada en el espacio tiempo pero con el mismo significado que la momentánea acción de hacer fuego con una cerilla como se ve en la película. Las iniciaciones y las interpretaciones de los rituales de cualquier tipo se disipan como una suave brisa y la mente se vuelve ligera. Los honores y medallas desaparecen dejando liviano el pensamiento, los títulos y compromisos desaparecen como si hubiera dejado una pesada mochila en el camino. Los pasos ya no son pasos, es volar mientras haces cualquier recorrido.

Comprendo ahora a los lamas que están tres años recogidos en meditación o los monjes que se encierran en celdas de libertad. He tenido la suerte de tener todo lo que un ser humano puede desear pero sobre todo tiempo que es el gran tesoro que todo ser no se da cuenta que va perdiendo en su caminar hacia la muerte tras la cual nos espera una eternidad.

Algunos prefieren convertirse en sabios depredadores que con una mano dan y con otra recogen. No hay sabiduría que enseñar ni espacio que ofrecer, el camino es único y personal y por mucho que por suerte tenga en mis manos no sirve de nada en manos de otros cuyo recorrido no es el mío. Esos sabios llevan sus alforjas llenas con deseos de viento superfluo y vacío compensatorio cuando en realidad nada pueden ofrecerse a sí mismos ni a los demás aunque vendan paraísos inventados.

Yo no doy nada por mucho que tenga porque lo material no sirve para traspasar la puerta de lo eterno. Y mi tesoro para la eternidad no lo puedo traspasar porque a nadie más que a mi le puede servir. Sigo caminando o mejor volando.


LA INICIACIÓN TRANSVERSAL

PRUNUS FLORECIDO

Cuando pasas horas en meditación se producen cambios en la conceptuación de las cosas más intrascendentes. Es como si vieras más claro y más profundo transcendiendo de lo que ves tridimensionalmente. En estas circunstancias eres capaz de no limitar tu existencia a lo circunscrito por lo que se llama el nacer y el morir pudiendo vislumbrar, aunque sea temporalmente, algo que te queda como un poso de enamoramiento fugaz pero que te hace acudir una y otra vez para rememorar ese espacio tiempo transversal.

Experimentalmente lo cotidiano baja su intensidad y cosas que parecen tener valor en el día a día se convierten en un sueño cotidiano, o sea, el espacio que algunos llaman descanso pero para los que conocen ciertas prácticas meditativas es meditación transversal inconsciente.

Mi experiencia en la meditación dinámica me hace ver los movimientos visionarios surgidos de mentes humanas como caricaturas de la realidad, llamando realidad al todo compuesto y no solo a lo cotidiano, y cada vez soy más consciente que la experiencia personal sin aprendices de maestros o almas caritativas que no saben a dónde se dirigen, es la vía acertada para transcender si ese es nuestro deseo en este mundo limitado y distorsionado.

Si dentro de la meditación podemos contactar con la realidad consciente es posible ser iniciado transversalmente, de manera que cada vez que meditamos somos capaces de bañarnos en una realidad multidimensional no repetible en lo cotidiano. Eso podría ser la señal inequívoca de que de las llamadas iniciaciones humanas hemos pasado a las iniciaciones no humanas, consideradas estas últimas como transversales pues atraviesan todos nuestros propios cuerpos, físicos y no físicos.   


LA EXISTENCIA REAL




Es importante conocer no solo el proceso vital de nuestra existencia, también debemos ser dioses que conozcamos nuestra existencia real. Lo que hay tras un acto denominado muerte que implica una parada cardio-respiratoria es parte de nuestra existencia real lo mismo que antes de nacer. Si observamos a todas las religiones y ordenes esotéricas nos daremos cuenta que insisten mucho en la iluminación, dar luz, buscar la luz, y otras frases que parecen dirigirnos hacia algo intangible que se pierde en una dialéctica trasnochada y nada practica para nuestro recorrido cotidiano bañado en un materialismo perecedero que no lleva a ningún sitio.

Sin embargo a quién no le gustaría saber con certeza vivencial que antes y después de nuestra vida tridimensional hay más vida. Regresiones dirigidas o saltos intemporales hacia delante pueden ayudarnos en esa vivencia. La meditación dinámica con el eje central de nuestra energía interior bañada de luz verdadera es otro método para tener experiencias que como un enamoramiento impregnan nuestras conciencias dándonos la misma seguridad de la existencia real que la que tenemos de nuestra existencia física.  

ACACIA, SÍMBOLO DE LA INMORTALIDAD

LOS MUDRAS Y LOS SALUDOS MASONICOS

ENTRENAD LOS DOS HEMISFERIOS CEREBRALES CON ESTAS IMÁGENES ESTÁTICAS


En mi búsqueda trascendente a través de las enseñanzas interiores he sentido como en las prácticas meditativas con energías, muy alejado del shiné budista, me encontraba con los saludos masónicos que a lo largo del recorrido en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado utilizamos para interpretar la liturgia masónica.   

En la práctica meditativa primaria, anterior a la budista, el ser humano moviliza las energías de luz utilizando mudras que no solo se corresponden con movimientos o posturas de las manos sino que además utiliza otras partes de su cuerpo. Ahí es cuando la sorpresa del masón de largo recorrido espiritual reconoce que lo que está haciendo en su práctica meditativa personal se corresponde con el trabajo en el templo masónico.

Esto me ha llevado a profundizar en los mudras y ver si todos tienen su correspondencia masónica, lo cual nos podría llevar a confirmar que el acto de una tenida no es una mera representación teatral si no que va mucho más allá, pues sería el control de la luz que buscamos en todas las religiones y que la masonería nos da en un momento determinado. Esa luz podría ser no solo simbólica, sino que además para aquel que ha llegado al grado de maestro le recordará que el ouroboros de su exaltación es realmente la adquisición del poder sobre lo físico y lo psíquico.



LA MEDITACIÓN DINÁMICA



He experimentado nuevas técnicas de meditación que lejos de buscar un estado de quietud y vacío me hacen trabajar con energías que fluyen dentro y alrededor nuestro. En realidad es una búsqueda de la esencia que perdura y que de una manera innata es la luz que tanto se nos recuerda en las religiones y ordenes esotéricas. Al parecer todo es más sencillo y quien no penetra en ese interior energético y de luz por mucho que haga exteriormente poco alcanzará.

Mis primeras experiencias han sido la identificación de la energía con los ojos abiertos en medio de la total obscuridad. Eso funciona y al principio si divagamos no nos damos cuenta, pero si persistimos las primeras veces se detecta una luz en movimiento que debemos desligar de la que podamos producir por irritación del nervio óptico. Nuestra energía en el tiempo presente será la misma que en el momento de la muerte del cuerpo físico nos acompañará en el más allá si la tenemos controlada. Hay otros mundos pero están en este y los que no tienen luz tras la muerte suelen volver a los sitios por donde se movieron. Sin embargo ese no es nuestro fin, debemos atravesar el lago con la barca iluminada.


Ahora mi trabajo consiste en la identificación y control energético primero en el propio organismo y luego con todo aquello que nos rodea. Este principio puede ser el camino que otros ya han alcanzado y al que se les ha llamado iluminados, pero que en realidad son personas que alcanzaron el control de la energía primaria que nos hace ser conscientes mientras estamos encarnados y que un día nos acompañará en el viaje trascendente.