ATARAXIA


Meditando en el silencio y la obscuridad es fácil controlar los pensamientos que de una manera continuada penetran sin permiso en nuestro estado consciente. Generalmente a la cuarta vez que les ordenas que no traspasen el umbral de tu casa los pensamientos optan por movimientos de dilución hasta la desaparición. Para ello me entreno con pensamientos que conscientemente y de baja intensidad yo mismo creo y dejo fluir hasta que consigo dominarlos. Esta preparación está encaminada a la preparación y control de situaciones en que los pensamientos desbocados entran en tu casa y pueden llegar a conseguir respuestas incontroladas en tu propio consciente. La utilización de mantras e imágenes muy potentes pueden ser atajos en el camino pero mi entrenamiento debe llevarme al punto de la ataraxia de manera consciente.